Mercado Europeo

Comprometidos con Europa

La preocupación por la energía en Europa está en los orígenes de la actual Unión Europea, con la firma del Tratado sobre la Comunidad Europea del Carbón y del Acero (CECA) en 1951 y el de la Energía Atómica (EURATOM) de 1957.

En materia de Mercado Interior de la Energía, entre 1996 y 2009 se adoptaron tres “paquetes” de medidas legislativas con el fin de liberalizar los mercados nacionales de electricidad y gas natural en la UE y provocar una integración de los mismos hacia un verdadero mercado interior.

En febrero de 2011, los jefes de estado y gobierno acordaron que “…El mercado interior de la energía tiene que haberse realizado de aquí a 2014, de modo que esté garantizada la libre circulación del gas y la electricidad…”. El Consejo Europeo reforzó así el apoyo político a un proceso de integración efectivo, concretando una fecha objetivo, y aceleró la implantación del ya mencionado “Tercer Paquete”.

En este contexto, y acorde con las hojas de ruta establecidas a finales de 2011 por la Agencia para la Cooperación de los Reguladores de la Energía (ACER) y la Comisión Europea con el apoyo de todas las partes interesadas, en estos años ha habido una intensa cooperación entre los operadores de mercado en relación a los siguientes proyectos:

  • El acoplamiento de los mercados diarios a nivel europeo con un mismo algoritmo para la casación de ofertas de compra-venta en toda la UE; conocido como “Price-Coupling of Regions” (PCR)

  • El lanzamiento de una plataforma pan-europea que permita establecer un mercado continuo (con asignación implícita de capacidad transfronteriza) en el horizonte intradiario, compatible con la existencia de subastas intradiarias a nivel subregional, como en el caso de MIBEL, donde la liquidez de estos mercados es muy superior a la del resto de Europa